¡LOS NIÑOS MERECEN TODO!

Cuando uno tiene una Constitución que establece que “El Estado tiene como fines esenciales la defensa y el desarrollo de la persona y el respeto a su dignidad…”, con naturalidad y convicción afirmamos que en Venezuela primero son los niños.

Y hacia ese objetivo de máxima están dirigidos todos nuestros esfuerzos en la trinchera que nos toque defender, con fervor bolivariano. Nuestra Revolución es humana y tiene un norte muy definido de apoyo y promoción a nuestra niñez y adolescencia. Las misiones educativas y sociales son pilares reconocidos desde la Unesco hasta la totalidad de los países del planeta. Hugo Chávez ha sido un faro motor impresionante, y nosotros, ahora liderados por Nicolás Maduro, asumimos ese mandato en pleno desarrollo.

Cada tercer domingo de julio en Venezuela se respira un aire de fiesta linda porque celebramos el Día del Niño. Para nosotros, los revolucionarios humanistas, es un acontecimiento que excede la mera acción de comprar un regalito. Es una concepción de vida integral en donde los únicos privilegiados son los niños.

Garantizamos que todos puedan ejercer plenamente sus derechos a la educación, a la recreación y esparcimiento, a la salud y a la identidad, entre otros, por lo que combatimos el trabajo y la explotación infantil que impiden el goce de dichas garantías.

Somos los padres los que tenemos la primera responsabilidad de inculcar los valores de respeto y amor, de la cultura de la educación para tener mayores posibilidades en el futuro. La vida honesta y la solidaridad practicadas más que declamadas. Los hijos nos miran y rápidamente aprenden a distinguir entre el discurso vacío y el que predica con el ejemplo.

Esta es nuestra diferencia humanista con el capitalismo esclavizante que no duda en violar todas las normas de protección para lograr mano de obra barata para su enriquecimiento material enfermante.

El Estado, la familia y la sociedad son corresponsables de la protección de niños, niñas y adolescentes. Que nadie mire para el costado desentendiéndose del problema. Esa indiferencia hay que cambiarla por determinación social y respeto elevado hacia los que necesitan y son el futuro de la Patria.

Pongamos corazón y garra para que cada proyecto para el desarrollo de nuestros niños se concrete en realidades y dé los frutos maravillosos que soñamos.

¡Viva la Venezuela de los niños felices!

¡Que sus sonrisas nos sigan iluminando!

Un gran abrazo
DANTE RIVAS

Anuncios

Un comentario en “¡LOS NIÑOS MERECEN TODO!

  1. Son nuestro mayor regalo, sin embargo, hoy hay una realidad, existe un porcentaje de nuestros niños y niñas que cuando ingresan a la educación secundaria, al transcurrir el primer lapso, no logran alcanzar las metas académicas, y muchas veces, la solución que se toma es “sacarlo de la institución”, y posteriormente en el caso de los varones, es recibido por la delincuencia, quien en un corto tiempo hace de ese ahora adolescente un joven amante del dinero, de lo fácil, capaz de cualquier cosa por alcanzarlo, así eso signifique quitarle la vida a su semejante. Si hablamos de nuestras niñas, asumen la sexualidad, y con ella responsabilidades para los cuales no esta preparada, (embarazo, vida marital, prostitución).

    Esta realidad es diaria, y esta en nuestros liceos, en nuestros sectores populares, y yo a quien he podido decirle sigue estudiando, sigue adelante, lo he hecho, a quien me ha pedido ayuda para que le explique una asignación estudiantil lo he hecho. Sin embargo, la película lamentablemente la sigo viendo a diario, se repite una y otra vez.

    Hagamos algo:
    Considero que debe existir un equipo multidisciplinario en cada liceo, que luego de culminar el primer lapso, analice caso por caso, aquellos jóvenes cuyo rendimiento estudiantil este muy por debajo de los niveles normales, y que indague, que ocurre, cual es la falla, preguntarle si le gustaría aprender de otra manera, otro tipo de conocimiento, por ejemplo, quizás le aburre aprender sobre historia, naturaleza, pero tiene habilidad para un oficio, carpintería, herrería, latonero, etc, entonces lo orientaríamos por allí.
    Considero que a nuestros jóvenes se les debe sembrar el sueño de ser alguien en el futuro, tenemos tantas empresas que bien pudiéramos organizar a nuestros niños para que las visiten, y con su inocencia, vayan creciendo, y digan yo voy a estudiar porque quiero ser como el supervisor tal o cual de la empresa tal o cual, eso serviría como punto de estimulo para nuestros jóvenes.
    Considero que Venezuela debe ser sembrada de escuelas técnicas, que enseñen a nuestros jóvenes las clásicas materias, pero al mismo tiempo debe abordarse conocimientos práctico sobre distintas áreas, el mundo a cambiado, y jóvenes de 14, 15 y 16 años, no todos están llamados a sentarse frente a un pizarrón a recibir la clase que muchas veces, tenemos fallas, es impartida por docentes que carecen de pedagogía.
    Porque cada niño que se pierde duele, porque he visto a mis vecinos caer, estas humildes líneas
    Erika Velásquez

Los comentarios están cerrados.