¡YO FIRMÉ POR LA PATRIA!

Cuando firmé exigiendo la derogación del brutal decreto del Presidente de Estados Unidos amenazando seriamente a Venezuela sentí que estaba suscribiendo mi máxima voluntad nacional en defensa de todo lo que significa la mágica palabra patria. Por eso no acepto ninguna causa para evitar sumarse a un reclamo justificado y ampliamente respaldado por los gobiernos y pueblos de toda Latinoamérica y decenas de naciones del resto del planeta.

Hemos escrito bastante sobre la conveniencia de unirnos, como lo pedía el Libertador, para fortalecer nuestras propuestas y al mismo tiempo activar, por lo menos mentalmente, nuestras herramientas de defensa ante cualquier intento irracional de invasión o ataque bélico de USA sobre nuestro sagrado territorio, como puede surgir “justificadamente” del citado engendro.

Estamos reuniendo 10 millones de firmas de venezolanos que solo quieren que se cumpla el artículo 326 de la Constitución que dice: “La seguridad de la Nación se fundamenta en la correspondencia entre el Estado y la sociedad civil para dar cumplimiento a los principios de independencia, democracia, igualdad, paz, libertad, justicia, solidaridad y afirmación de los derechos humanos”.

Por eso el Presidente convocó a la sociedad civil en su conjunto, que está respondiendo sin egoísmos partidistas para alcanzar juntos este juntos este objetivo común: no aceptar amenazas ni imposiciones de nadie, por más poderoso que fuere.

Hoy toma más fuerza que nunca aquella sentencia de Simón Bolívar: “Los Estados Unidos parecen destinados por la Providencia para plagar la América de miseria a nombre de la libertad”. Ojalá que cuando esta columna aparezca el jefe de Estado norteamericano haya tenido la capacidad de escuchar al mundo y corrija su grave error del 9 de marzo.

Los que no puedan acceder a un centro de recolección pueden ingresar en este link http://www.obamaderogaeldecretoya.org.ve/registroLey/ y también registrar su adhesión a esta campaña en defensa de nuestra amada patria. Cuantos más seamos, más sólida y definitiva será la petición.

Compatriotas: vibrando en ondas tricolor intensas, los abrazo con coraje de hermano con esta frase inmortal de un grande: “No podemos optar entre vencer o morir, necesario es vencer”. Y  venceremos!!! Lo juro.

Dante Rivas

Anuncios